TMT - EL DÍA DESPUES

Amanecí ya con el calor en el cuerpo 
cuando mi despertador sonó a las 7:30 horas, la ciudad ya echaba humo, se notaba que el día nos guardaría altísimas temperaturas para las horas centrales.
Tras preparar todo el material y desayunar concienzudamente, preparé la comida del día ensalada pasta-arroz y atún para digerirla 2 horas antes de la carrera (11 h de la mañana).
Las casualidades de la vida hicieron que mi hijo disputara su último partido de liga a las 10 en la misma línea de salida de la prueba, así que, allí estaba yo 3 horas antes de la salida, sudando ya la gota gorda.
Entre gol y gol, un acuarius para ir hidratando, al rato una coca-cola (la cual detesto) para meterle cafeína y azúcar al cuerpo que seguro la iba a necesitar.
Llegó el descanso del partido y primer subidón del día, apareció Miguelo, con su sonrisa habitual introduciéndome ese golpe de moral que hacia falta, la tensión se palpaba, empezaban a llegar corredores, David Blanco nos daba ese golpe de autoestima final ¿Qué os pasa? Tenéis todos muy mala cara...
Eran las horas previas y todo era saludar gente, Alfonso, Hector, Jomigon, Jesús (¡Que grande! 3º en la general), compañeros de curro y muchos conocidos más.
El partido terminó, mi mujer y mi hijo marcharon de regreso a Zaragoza, dejándome en buena  compañía comiendo con Miguelo nuestras respectivas ensaladas de pasta y arroz, mientras, entre bocado y bocado llegaban los demás miembros del grupo "Corredores del Ebro", Patxi, Antonio, Javi, Alberto y Victoriano.
Reparto de camisetas y a ponerse los dorsales, pasamos el control de material obligatorio y a línea de salida.

EL GRUPO JUNTO A JESÚS HOMBRE DE PODIUM





Entonces llego el momento ¡SUERTE PARA TODOS!
La salida como se esperaba tranquilos, nos colocamos prácticamente al final del pelotón, los más fuertes y veloces (Patxi y Javi) marcharon para adelante buscando su ritmo de carrera.
Enseguida el calor empezó a seleccionar al pelotón, por detrás nuestro tal vez 15 o 20 corredores, no más, y así nos presentamos en el primer avituallamiento 1,5L de agua que nos puso las pilas, junto con lo que cada uno llevaba.
Allí estaban Patxi y algún otro más que deberían estar más adelante (en teoría), lo cual, me hizo pensar que algo no les marchaba bien.
Vuelta a la marcha Miguelo empieza a quedarse y a notar síntomas de cansancio y malestar general, estábamos en el 12 aproximadamente. Después de dialogar Alberto, Victoriano y Yo con El, decidimos tirar para adelante y no hipotecar nuestra carrera, aunque aquí nunca se sabe como va ha terminar la cosa.
Primer varapalo para mi moral, a las primeras de cambio mi socio, compañero y amigo Miguelo se queda. No paramos de nombrarlo en todo el camino. ¡NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA SOCIO!
Eres grande Miguel, lo sabes, sabías como llegabas y nos quisiste acompañar para intentarlo, gracias por tu apoyo, compañía, solidaridad...¡Gracias y suerte para la próxima!.
Entre tanto, Antonio marchó para adelante quedándonos los tres solos (Alberto, Victoriano y Yo). Camino del 18 escuche una frase la cual me marcó durante toda la carrera, le decía uno a otro mientras andaban "ves a todos esos que nos adelantan y van por ahí adelante, pincharán, salvo los 10 o 15 primeros, se de que va esto..."
Yo estaba bien, reservando, guardando, comiendo y bebiendo sin ganas, riendo, disfrutando de lo que hasta ahora es la experiencia más gratificante de mi vida deportiva.
Llegamos al 18 en el cual estaba  el 2º avituallamiento, vuelta a lo mismo, agua, gel, frutos secos... y en marcha, poco antes sin darnos cuenta Victoriano había marchado, algo no va bien le dije a Alberto, y así era Victoriano estaba mal, no encontraba el ritmo, parábamos cada 200m corriendo y al igual que con Miguelo, hablamos y decidimos tirar para adelante.
Que duro se hace salir por detrás y ver como encima tienes que ir dejando compañeros y amigos por el camino, impotentes de no poder hacer nada por ellos, simplemente perder algo de tiempo, el cual, luego no va a ningún lugar pero da cierta tranquilidad moral a lo largo de la carrera.
Camino del 3º de los avituallamientos nos adelanta Miguelo en el coche de rescate de carrera, nos miramos y nos dijimos, menos mal ya esta acompañado.
Poco después llego otro palo moral, cogimos a Patxi, totalmente desfondado y agotado por el calor; mi mente empezó a maquinar ¿qué pasa?¿estoy bien?¿es normal encontrarme así a estas alturas?. No pasábamos a nadie ni nos pasaban y la sensación de no saber qué pasaba, de por qué. Yo me encontraba "bien" y el resto iba pinchando me hacía pisar con cautela y precaución, pensaba, esto no avisa y Puf pajarón.
Llegamos a la 3ª de las paradas en la cual nos dicen que se ha retirado mucha gente, sólo los valientes se atreven a cruzar por debajo el puente de la carretera que lleva al alto del toro. Paramos tranquilos, nos refrescamos, charlamos y decidimos seguir, Alberto ya se nota molestias en los gemelos pero quiere intentar terminar.


Llegaba lo más duro de la tarde, el calor parece que mermaba un poco y aparecían el viento, las nubes, los relámpagos y las fuertes rampas hasta coronar el toro de Alfajarín. Pero esto no era lo peor, lo peor era que Alberto sufría una y otra vez calambres en sus gemelos que le hacían prácticamente imposible el poder trotar. Yo me encontraba bien, egoístamente pensaba en marchar pero mi conciencia me lo impedía y más por un compañero leal. La escena se repetía una y otra vez, lo que hizo que con un empujón de el propio Alberto lo tuviera que dejar en la estacada ¡Lo siento amigo! el contesto ¡haz tu carrera, tira para adelante!.
Y eso hice, subiendo la rampa más fuerte de la carrera me pasaron por la cabeza todos lo momentos buenos de la carrera, de los entrenos, del día a día, y no hacía mas que sentirme mal moralmente por tener que haber dejado en la estacada a mis compañeros y amigos.
Una vez en el toro el sentimiento de culpabilidad fue desapareciendo y los ánimos del voluntariado hicieron volver a poner en mi la ilusión de terminar dignamente la prueba.
Bajada prolongada y recuperando llegue al 4º de los avituallamientos, sin nadie por el camino, en soledad por delante y por detrás, sólo algún voluntario en bici (gran labor de estos durante todo el día). El día se estropeaba, sin nadie, sin música y aún quedaban 17km por hacer.
Llegué al puesto, manguerazo de agua fresquita a los pies de la ermita de Alfajarin, bonito retablo e interior muy fresco. Cargué pilas como siempre, gel, frutos secos...pero lo que más me levantó fue enterarme que sólo habían pasado por allí 28 corredores más. ¡No puede ser! me dije, algo estoy haciendo mal, Yo no pertenezco a esta parte de la tabla clasificatoria, me suena el móvil, mi mujer, ¿cómo vas?¿cuánto te queda? subidón de energía y para adelante.
Lo más duro estaba llegando, soledad, soledad y más soledad, cielo totalmente cubierto de nubes, fuerte viento el cual movía la tierra del camino y hacía que tuviera que llevar las gafas de sol sin este. Truenos y gotas de agua gordas rompían en mi cabeza y se colaban en mis pensamientos...Miguelo, Victoriano, Patxi, Alberto ¿Qué será de ellos?, de repente noto pisadas por detrás de mi, ¡un corredor! me anima fuertemente y me pasa como un obús.
¡Oh no! Voy clavado pensé.
Mi garmín se había quedado sin batería, con lo que, no tenía referencia alguna pero mantenía mis ganas e ilusiones intactas de terminar la prueba.
Más y más corredores empezaron a pasarme como toros dándome ánimos y felicitándome ¿pero pq me decía Yo? hasta que al final me di cuenta de que estos eran todos de la carrera de 23Km y no de la mía. Menos mal pensé, los km pasaban despacio pero mi ritmo no era malo, última subida se decían unos a otros, ojo que pica, manos a los riñones y andar a fuerte ritmo para no perder comba, al final de esta subida avituallamiento, vas muy bien 42Km y vas el 26 de la general, me decían los voluntarios. Sólo me quedan 8 pensé, el terreno es favorable, así que, aumenté mi ritmo dejándome caer y volar mis pensamientos.
Entonces volví a adelantar a un socio de nuestra carrera, hablé con él para ver si necesitaba algo y seguí para adelante, voy el 25 pensé. Y llego la puntilla, a lo lejos en un pequeño repecho vi dos camisetas del grupo, ¡No puede ser! me dije, Sí lo era, Javi y Antonio acompañados de otra chica, subidón de moral, grité con tono Mexicano ¡qué hay de nuevo viejos! y los alcancé saludándonos efusivamente como si hiciera años que no nos veíamos. Me encontraba bien y seguí por delante con Javi que se unió a mi, acabamos a muy buen ritmo para los km que llevábamos en las patas.
Teníamos hambre de éxito y divisamos a otro corredor de nuestra carrera nos miramos y decidimos ir a por él, el campo de fútbol estaba allí, un escalofrío recorrió mi cuerpo, se me cayeron unas lágrimas de alegría y al llegar a la entrada a la pista allí estaban mi Mujer, mi hija, Miguelo, Quique y Marta con Rut, Mº Eugenia y Ángela, Patxi y su familia...un montón de alientos animándonos en los últimos metros, lo cual sin querer hizo que esprintáramos por la alfombra roja hasta el pórtico del triunfo, recogida de Toros, felicitaciones, abrazos, saludos...







Así pues, me quedo un sabor agridulce por los que no pudisteis concluir la prueba, creo que los resultados del grupo son más que buenos, ya que aportamos 7 corredores y llegamos 5, creo que de notable alto.
Destacar a mi socio Alberto, que cabezón que cabezón, terminó andando la carrera en menos de 8 horas IMPRESIONANTE espíritu de entrega y lucha. FELICIDADES.
Agradecer a Patxi el saber estar a animar al grupo después de digerir su retirada, ánimo campeón hay muchas.
El espíritu sufridor y solidario de Miguelo por los demás es impresionante, siempre atento por los demás, que grande eres.
Quique vestido con la camiseta del grupo nos vino a recoger y a unirse a nosotros en meta, gracias Majo a ti también.
Y a muchos más, familiares, amigos, conocidos, compañeros de trabajo.

Sólo me quedan palabras de agradecimiento y felicitaciones a todos los del grupo, este triunfo personal no hubiera sido posible sin vosotros, sin vuestro apoyo, sin vuestros ánimos, sin vuestra compañía, sin vuestra ilusión, sin vuestros entrenos, sin vuestras risas, sin vuestros sueños, sin vuestros...todos esos vuestros, son míos también y así me lo hacéis sentir.
Cada día me encuentro mas agusto con vosotros, en las derrotas y en las victorias, en las alegrías y en las penas, me dais mucho en cada día que entrenamos juntos, en cada día que hablamos, en cada mensaje que dejáis en blog.
Somos un grupo cojonudo y con una gente cojonuda, esto no ha hecho mas que empezar, nos quedan muchas amigos...GRACIAS Y ABRAZOS A TODOS.

Ahora os toca a vosotros, Alfonso, Hector y a todos los voluntarios que habéis hecho posible este sueño, felicidades por vuestra entrega, por el trato recibido, por el ambiente creado, por la buena organización y por el saber estar y aguantar todas nuestras manías y exigencias.
Os lo habéis currado, creo que ha salido una prueba de 10 y que se celebrara muchos años mas, ir ampliando el nº de inscritos para el próximo año pq se va ha quedar muy corto.
Felicidades y gracias por todo.
                                               Un abrazo. David. dsg

P.D.1. No se si he sabido explicar todo lo que he sentido en esta carrera, creo que se me han escapado muchas cosas y momentos y que con todo lo que escribiera me seguiría quedando corto.
P.D.2. Gracias en especial a mi Mujer y mi Madre que estuvieron en vilo todo el día por mi y por nosotros, se que siempre estáis ahí.
P.D.3. Mandadme fotos, haré un montaje como en anteriores ocasiones.
P.D.4. Me voy a la cama pq si no hoy no termino de escribir....JE. JE. JE
Previous
Next Post »

5 comentarios

Click here for comentarios
3 de junio de 2012, 22:46 ×

Muchas felicidades. Desde luego una gran proeza el acabar semejante prueba en estas condiciones tan extremas.
Impresionante.

Seguro que nos vemos en más carreras. Un saludo

Reply
avatar
Anónimo
admin
3 de junio de 2012, 23:53 ×

Me alegro mucho por todos vosotros campeones, me alegra que haya ido todo muy bien,Sergio.

Reply
avatar
Anónimo
admin
4 de junio de 2012, 3:25 ×

FELICIDADES EQUIPO¡¡¡¡¡¡¡
Que tal los cuadriceps?y los gemelos?.este domingo salidita suave a comernos el JAMON.
Gracias a los compis y familiares que estabais en la llegada,fué de lo más grande.
javi.

Reply
avatar
Anónimo
admin
4 de junio de 2012, 11:54 ×

Enhorabuena campeones para todos los que llegasteis y los que no,recordad que quedan muchas carreras.

Reply
avatar
Anónimo
admin
4 de junio de 2012, 13:11 ×

Enhorabuena chavales!!!! Soy Jesus Vicente, un compañero de DivA,impresionante el relato de la carrera!!!! Enhorabuena a todos los que participasteis, y a los que no llegasteis tambien mi enhorabuena por haberlo intentado que tambien tiene su merito!!! Repito, enhorabuena maquinas!!!!

Reply
avatar
Thanks for your comment